Agifes reclama apoyos para la inserción laboral de las personas con problemas de salud mental

Agifes reclamó ayer, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, medidas de apoyo al empleo de las personas con enfermedad mental, ya que se trata de uno de los colectivos más castigados en este ámbito. Representantes de la asociación guipuzcoana también participaron en el acto institucional de Fedeafes en el Parlamento Vasco en el que se reivindicó la necesidad de "facilitar el acceso al empleo de las personas con enfermedad mental". Precisamente, la tasa de empleo de las personas con enfermedad mental es la segunda más baja entre las discapacidades: tan solo el 15’9% de estas personas tiene trabajo y solo el 5% cuenta con un contrato estable. Otro de los datos que aporta la Confederación Salud Mental España, que agrupa a las asociaciones de personas con enfermedad mental y familiares del Estado, indica que, en promedio, este colectivo cobra entre un 15% y un 20% menos con respecto a las personas sin discapacidad, lo cual obstaculiza su independencia y bienestar.

En línea con el lema elegido para la jornada del 10 de octubre, 'Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras', el movimiento asociativo estatal ha recordado que el impacto de la salud mental sobre la economía es enorme. En Europa el coste directo de los problemas de salud mental es de 240 billones de euros al año, de los cuales 136 corresponden al coste de la productividad reducida, incluyendo el absentismo. Por otra parte, el impacto negativo del trabajo sobre el bienestar de los trabajadores es también importante. En España, se considera que entre el 11% y el 27% de los problemas de salud mental se pueden atribuir a las condiciones laborales.
 
El cantante Mikel Erentxun tomó la palabra, en un acto celebrado ayer por la mañana en el Boulevard donostiarra, para reivindicar que se aumenten los recursos para favorecer la calidad de vida del colectivo y su inclusión en la comunidad: recursos residenciales, servicios de apoyo a la autonomía, programas de ocio inclusivo, así como programas para la inserción sociolaboral y de apoyo al empleo. Asimismo, el artista donostiarra recordó que "es necesario incrementar los recursos sanitarios para la salud mental, así como adecuar la atención del ámbito sanitario con psicoterapia, atención domiciliaria y recursos que posibiliten avanzar hacia el modelo comunitario".
 
El encuentro, en el que se dieron cita usuarios y profesionales de diversos centros y entidades que trabajan en el campo de la salud mental, sirvió también para mostrar el apoyo a los familiares. El movimiento asociativo vasco ha solicitado que se refuercen los "programas y servicios que permitan conciliar el cuidado del familiar afectado con un proyecto de vida personal, para evitar así la claudicación de las familias".
 
Por otro lado, Agifes ha apoyado una de las principales reivindicaciones de la federación vasca a la que pertenece (Fedeafes): la necesidad de crear una mesa transversal que agrupe a todas las instituciones, departamentos y agentes de los ámbitos de la educación, el empleo, la salud, los servicios sociales, el género, el deporte y el ocio. El objetivo de esta mesa será "abordar estrategias para la inclusión social de las personas con enfermedad mental y para hacer frente al estigma que rodea a este colectivo".
 
La jornada se completó con la lectura, por parte de una usuaria de Agifes, del manifiesto elaborado por el Comité Pro Salud Mental en Primera Persona de la confederación estatal. Asimismo, los ciudadanos que se acercaron al Boulevard pudieron disfrutar de un ambiente festivo y participar en el taller de teatro organizado por la Fundación Why not?. Además, Agifes instalóo un puesto de información para dar a conocer su actividad y servicios. En el marco de las actividades organizadas con motivo de esta celebración, Agifes también ofrecerá una charla sobre la depresión el día 18 de octubre en Hondarribia.