Andoni Sáenz de Urturi: El TOC pone a prueba a toda la familia: la mejor terapia es la paciencia, la empatía y el cariño

 
Durante los meses de mayo y junio se va a celebrar un taller, impartido por la psicóloga Rosa Lafuente, para profundizar en el trastorno obsesivo-compulsivo. Desde su experiencia personal como familiar de una persona afectada, Andoni resalta la importancia de detectar la enfermedad en sus primeras fases para lograr una mejor recuperación. Y al mismo tiempo, pide que se creen estructuras específicas en el sistema de salud para atender a los afectados por este trastorno y que se forme adecuadamente a todo el personal sanitario que pueda tener contacto con una persona con TOC.
 
Pero, sobre todo, quiere poner en valor "el enorme mérito" de las personas afectadas, "que están todo el día intentando mejorar y luchan sin descanso para combatir el problema". De hecho, añade que "si alguna cae, es porque ha hecho un esfuerzo tan inmenso que nadie podría superar". Para ilustrar el sufrimiento que puede padecer una persona con este trastorno, lo compara con una situación tan complicada "como si nos dicen que nuestro hijo ha tenido un grave accidente a escasos metros de donde estamos, pero no nos dejan ir a verlo. Esa ansiedad, esa angustia inmensa, pueden sufrirla a diario".
 
Por ello, como consejo a los familiares que puedan estar viviendo situaciones similares a las que ha atravesado su propia familia, Andoni apunta que es importante no culpabilizar a la persona con TOC, porque nadie padece tanto la enfermedad como el propio afectado. La mejor terapia es la paciencia, la empatía y el cariño. La situación pondrá a prueba a toda la familia, por lo que es muy conveniente formarse para aprender cómo hacerle frente de la mano del personal sanitario, y buscar el apoyo de grupos de familiares.
 

Grupos de familiares

De hecho, Andoni destaca el valor de los grupos de familiares para aprender técnicas y proporcionarse apoyo mutuo, un refuerzo que considera imprescindible "porque a veces crees que estás solo". Y agradece la implicación de Agifes, y de los profesionales sanitarios, para acompañar a los afectados y a sus familias en la lucha para controlar la enfermedad.
 
Andoni también cree muy importante estimular los logros que el paciente obtenga, porque además los comentarios negativos o las críticas empeoran el resultado del tratamiento. "Si un día tarda una hora en salir de casa, pero al siguiente logra salir en 50 minutos, hay que celebrarlo, y decirle que mañana tal vez pueda salir en solo 45 minutos". En todo caso, es importante no dejarse envolver en las obsesiones y compulsiones del paciente, porque eso únicamente reforzaría su conducta patológica.
 
En su opinión, una familia debería comenzar a preocuparse si detecta que uno de sus miembros está dejando de realizar las tareas que habitualmente realiza porque sus "manías" han ido cogiendo cuerpo hasta llegar a atenazarlo e incluso recluirlo en casa. Es el momento de buscar ayuda profesional, sin dejar que la situación empeore.
 
Asimismo, quiere lanzar un mensaje de optimismo a las familias, "porque del TOC también se puede salir". Así, resalta la importancia de conocer las técnicas que permiten detener los pensamientos obsesivos. Y aplaude el testimonio de personajes conocidos con la enfermedad, como actores de renombre mundial, que al descubrir su dolencia pueden ayudar que otros "comiencen a recibir tratamiento en las fases más tempranas".