Día Mundial de la Salud Mental

El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, una jornada que aprovechamos para reivindicar las necesidades del colectivo y que este año hará hincapié en la situación de crisis sanitaria y social actual. No obstante, debido a las circunstancias actuales, este año no realizaremos el habitual acto presencial.

El movimiento estatal, liderado por la confederación Salud Mental España, quiere transmitir a las instituciones públicas la necesidad urgente de invertir en salud mental y contar con recursos y un número de profesionales adecuado y suficiente para atender las necesidades de la población. Cabe recordar la situación de desventaja en cuanto a recursos en salud mental en el Estado, donde la ratio de profesionales de la Psicología Clínica por 100.000 habitantes, con 6, es tres veces inferior a la media europea, de 18 por 100.000 habitantes.

Con la crisis de la COVID-19 y las medidas de confinamiento que se han tenido que tomar, una parte de la población, en general, y las personas con trastornos mentales, en particular, han visto mermada o empeorada su salud mental. 

Desde el movimiento asociativo se han puesto los medios necesarios y se continúa trabajando para minimizar los efectos de la pandemia sobre la salud mental. Situaciones de duelo, intentos de suicidio, miedo a salir a la calle, ansiedad, depresión, la sensación de vulnerabilidad, la soledad de quienes viven solas, la situación especial que han vivido las y los profesionales sanitarios, etc. Se trata de circunstancias comunes a todos los países, por lo que el siguiente paso es elevar estas reivindicaciones al plano internacional, sumando fuerzas y voces a las entidades de todo el mundo y visibilizando que la salud mental ha de ser una prioridad global.