El colectivo de familiares y personas con enfermedad mental se reunirá en Donostia para celebrar el Día Mundial de la Salud Mental

             
 
Agifes, la asociación guipuzcoana de familiares y personas con enfermedad mental, se une nuevamente a los actos organizados en torno al Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra mañana, 10 de octubre. En esta ocasión, la asociación organiza un encuentro, que tendrá lugar de 11:30 a 13:00 horas en el Boulevard donostiarra y que reunirá a diversas entidades y centros de salud mental de Gipuzkoa. El objetivo de esta convocatoria es poner de manifiesto las necesidades del colectivo y, sobre todo, apoyar su empleabilidad, de acuerdo con el lema que promueve este año la confederación estatal de asociaciones de salud mental: ‘Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras’. Y es que este colectivo es uno de los más afectados en el ámbito laboral. Su tasa de empleo es la segunda más baja entre las discapacidades: tan solo el 15’9% de estas personas tiene trabajo y solo el 5% cuenta con un contrato estable.
 
El cantante Mikel Erentxun será la cara más visible del encuentro donostiarra, ya que se encargará de trasladar al público las reivindicaciones del colectico. Asimismo, una persona con enfermedad mental leerá el manifiesto que ha redactado para esta jornada el Comité Pro Salud Mental en Primera Persona de la confederación estatal. Los visitantes que se acerquen al Boulevard podrán disfrutar de un ambiente festivo, con música, podrán participar en el taller de teatro organizado por la Fundación Why not?, y podrán obtener información sobre la actividad y servicios que ofrece Agifes en el puesto de información que se instalará para la ocasión. En el marco de las actividades organizadas con motivo de esta celebración, Agifes también ofrecerá una charla sobre la depresión el día 18 de octubre en Hondarribia.
 
El 10 de octubre es la fecha escogida cada año por la Federación Mundial de Salud Mental para poner el foco sobre las necesidades de este colectivo. Este año, el lema escogido por el movimiento asociativo español está alineado con la temática propuesta por la federación mundial: ‘Salud mental en el lugar de trabajo’. De esta manera, se pretende promover el derecho de las personas con problemas de salud mental a acceder a un empleo, así como fomentar el cuidado de la salud mental en el entorno laboral y facilitar que se hable sin tabúes sobre ello.
 
Y es que, por una parte, el impacto de la salud mental sobre la economía es enorme. En Europa el coste directo de los problemas de salud mental es de 240 billones de euros al año, de los cuales 136 corresponden al coste de la productividad reducida, incluyendo el absentismo. Por otra parte, el impacto negativo del trabajo sobre el bienestar de los trabajadores es también importante. En España, se considera que entre el 11% y el 27% de los problemas de salud mental se pueden atribuir a las condiciones laborales.
 
Además, las asociaciones de familiares y personas con enfermedad mental también pretenden arrojar luz sobre la baja tasa de empleo y precariedad laboral que afecta al colectivo. Según cifras de la Confederación Salud Mental España, las personas con problemas de salud mental constituyen el segundo grupo más grande de personas con discapacidad en edad de trabajar, mientras que su tasa de empleo es la segunda más baja entre las discapacidades. Además, en promedio cobran entre un 15% y un 20% menos con respecto a las personas sin discapacidad, lo cual obstaculiza su independencia y bienestar.