El colectivo se moviliza para promover la igualdad y poner freno a la violencia machista que sufren las mujeres con problemas de salud mental

Agifes lleva años participando junto a Fedeafes, la federación de Euskadi de asociaciones de familiares y personas con problemas de salud mental, en diversas investigaciones que ponen de manifiesto la múltiple discriminación y la violencia machista que sufren las mujeres de nuestro colectivo. Además, en 2019 ha formado parte de un proyecto sobre mujer y exclusión que se presentará a las administraciones públicas para que tomen medidas en el diseño de dispositivos y servicios del tercer sector.

Otro de los objetivos que se plantea la asociación para 2020 es desarrollar el plan de acción a favor de la igualdad en Agifes, que está siendo elaborado a raíz del diagnóstico realizado a nivel interno. El recién creado Comité de Igualdad se encargará de liderar este proceso.

Víctimas de violencia

La violencia por parte de la pareja o expareja se multiplica por 2 o 4 veces cuando se tiene un problema de salud mental grave, tal y como refleja la investigación sobre violencia contra las mujeres con trastorno psíquico realizada por Fedeafes. Además, alrededor del 80% de las mujeres de este colectivo que han estado en pareja han sufrido violencia psicológica, física o sexual en algún momento de su vida adulta. Igualmente, el estudio pone de manifiesto que el 42% de las mujeres con problemas de salud mental que están viviendo violencia en la pareja no la identifican como tal. Por otra parte, el 26% de las mujeres con trastorno mental han sufrido violencia sexual en la infancia, un porcentaje que disminuye hasta el 3,5% para la media de mujeres. Otro dato importante es que, en más del 50% de los casos, la persona profesional de referencia no conocía el maltrato existente.

En ese contexto, Fedeafes reclama un abordaje integral de la violencia en este colectivo que tenga en cuenta la formación a las personas profesionales y los protocolos de actuación y derivación en estos casos. Del mismo modo, pide que las administraciones públicas garanticen la acogida de estas mujeres en los recursos de protección existentes con el apoyo específico que precisen.

Por otro lado, el trabajo de investigación desarrollado por Fedeafes, apoyado por Emakunde y el departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, confirma la existencia de una relevante vinculación entre el ser víctima de violencia y el padecer un problema de salud mental grave.

Además, la violencia puede incidir, junto con otros factores, en que se desencadene un trastorno mental grave. Ante esta realidad, Fedeafes compareció el pasado 18 de noviembre en el Parlamento Vasco para pedir que se tomen medidas de acción positiva y de apoyo a las mujeres con problemas de salud mental y con otras discapacidades que sufren violencia machista, con el fin de que se facilite la salida de esa situación. La intervención de Fedeafes tenía como objetivo solicitar que la proposición de Ley para la Garantía de Ingreso y para la Inclusión Social se ajuste a las necesidades de las personas con problemas de salud mental.