Fedeafes reclama un mayor esfuerzo en la prevención del suicidio en tiempos de COVID-19

Cada dos días, una persona se quita la vida en Euskadi, y la federación vasca de asociaciones de familiares y personas con problemas de salud mental teme un incremento de este tipo de muertes como consecuencia de la pandemia.

 

Fedeafes pide a las administraciones un mayor impulso para la prevención del suicidio, máxime en la actual situación de pandemia. Cada dos días, una persona se quita la vida en Euskadi, y el suicidio se erige como la segunda causa de fallecimiento entre jóvenes de entre 15 y 29 años. Las personas mayores son también un colectivo de riesgo importante. Además, la federación vasca de asociaciones de familiares y personas con problemas de salud mental teme que este tipo de muertes se puedan incrementar por el impacto psicológico causado por la COVID-19, los periodos de cuarentena y la nueva normalidad.
 
En este contexto tan delicado, Fedeafes considera necesario realizar un abordaje transversal del suicidio desde la prevención, la detección, el diagnóstico, el tratamiento y la continuidad de cuidados. Asimismo, María Ángeles Arbaizagoitia, presidenta de la federación vasca, ha asegurado que el suicidio se puede prevenir y que “hablar de ello con naturalidad y escuchar a quien sufre puede salvar vidas”.
 
Con motivo del 10 de septiembre, Día Mundial de la Prevención del Suicidio, Fedeafes exige recursos adecuados para la prevención y atención de esta problemática, además de apoyos psicológicos y médicos para las personas con problemas de salud mental y sus familiares. Y es que se estima que, en un 70% de los casos, las personas que cometen el suicidio tenían un problema de salud mental y un porcentaje elevado desconocía la existencia del mismo. Otra cuestión importante es que el entorno de la persona queda muy afectado ante este tipo de situaciones, por lo que “es necesario apoyar psicológicamente a las familias”, insisten desde Fedeafes. En 2019, el Gobierno Vasco aprobó la estrategia de prevención del suicidio “que debe seguir impulsándose para que cualquier persona pueda ser un aliado en la prevención, y no solo los expertos”, añaden.

Datos

El suicidio es la primera causa de muerte externa (no natural) en Euskadi, por encima de otras causas de muerte violenta como los accidentes de tráfico.
 
En los últimos 10 años, según datos de Osakidetza, más de 1500 personas han muerto por suicidio en la CAV, con una media de 169 personas al año. Aproximadamente el 55% de los casos ocurren en Bizkaia, el 33% en Gipuzkoa y el 12% en Araba. En 2019, en concreto, se quitaron la vida 145 personas (116 hombres y 29 mujeres).
 
Por otro lado, cabe señalar que el suicidio es tres veces más frecuente en hombres que en mujeres, mientras que los intentos de suicidio son más habituales en mujeres.
 
A pesar de que el suicidio se puede prevenir, las cifras se mantienen estables, lo que contrasta con otra de las principales causas de muerte evitable, los accidentes de tráfico, cuya mortalidad se ha podido reducir notablemente gracias a las campañas estatales de prevención y el esfuerzo conjunto de toda la sociedad.
 
Fedeafes está compuesta por las asociaciones Agifes (Gipuzkoa), Asafes (Álava), Asasam (Valle de Ayala) y Avifes (Bizkaia), donde se ofrece información, asesoramiento y acompañamiento a las personas con problemas de salud mental y a sus familiares.