Ane, la dueña de la cafetería del barrio de Tomás

Martes, 25 Abril, 2017

Llueva, truene o granice... en la pastelería de Ane siempre luce el sol. Desprende una alegría poco habitual, un optimismo genuino, sencillo, con pocos recovecos, y esa forma de ser le permite conectar de forma muy especial con las decenas de clientes que le visitan a diario. Conoce, casi al dedillo, el árbol genealógico de todos los vecinos del barrio, y en más de una ocasión se la ve ejercer de terapeuta informal con alguno de sus clientes más extrovertidos. 

De hecho, muchas tardes, su cafetería se convierte en una especie de oasis para aquellos vecinos que desean ahuyentar la sensación de abatimiento y hostilidad que les ha dejado el día. Ella también tiene días grises, en los que se la ve más callada de lo habitual, pero siempre cuenta a su alrededor con personas de confianza que consiguen devolverle la sonrisa, como tantas veces lo hace ella con los que le rodean. 
 
La vida no se lo puso fácil en la infancia, pero a pesar de ello, o debido a esas duras lecciones tempranas, ha desarrollado una templanza y una capacidad inusual para relativizar los problemas. Por ello, muchas tardes laborables y mañanas festivas, muchos de los vecinos de su barrio se acercan a disfrutar de ese toque tan especial que aporta Ane.
 
Uno de sus clientes habituales es Tomás, un jubilado viudo con trastorno obsesivo-compulsivo que, tras muchos años de soledad, ha encontrado un rincón, cerca de casa, en el que se siente seguro y acompañado

Conoce al resto de protagonistas de la campaña

Conoce 'Tu toque especial'