Relatos premiados 2014

Estos son los ganadores del III Concurso de Relatos Cortos LIBRE MENTE. Una año más, estamos encantados con la acogida que ha logrado el certamen, y queremos daros las gracias a todos los participantes por las excelentes aportaciones que nos habéis enviado. Ha sido una experiencia muy enriquecedora leer todos los trabajos presentados al concurso; en torno a 450 obras que nos han mostrado aspectos y enfoques muy diversos de la salud mental. Ante tanta calidad y talento, no ha sido tarea sencilla escoger a los ganadores, que os presentamos a continuación. 

Además, nos gustaría ir completando esta sección con algunos de los relatos más nos han gustado. 

¡Buena lectura!

 

 

Laura Cabedo Cabo
30/01/2015
 
Me gustan estos guantes azules, no sé por qué, pero siempre que me los pongo pienso en el mar.
 
Esta mañana tenemos trabajo, las habitaciones revueltas y, en la primera planta, la sala de espera de la Unidad de Adicciones a reventar. Ayer entraron tres pacientes nuevos en hospitalización breve: dos adolescentes con alucinaciones y una chica con trastornos alimentarios. ¡Va a tener razón el Sr. Antonio!
 
El Sr. Antonio está en la 32 de la tercera planta, lleva en estancia intermedia desde que yo trabajo aquí como auxiliar. Es grandote, ronda los 55 años y tiene unos ojos dulces color aceituna. Antonio Petrarca le llamo, porque dice que soy su amor, su musa, su sirena, y mantiene la teoría de que tal vez la razón no debería ser obligatoria, ni el llanto de los niños al nacer, ni tampoco el dolor cuando se ama. 
 
Raúl Clavero Blázquez
30/01/2015

1.- The invisible man. 3:55 (1988)

Bastó un verano para hacerme invisible. Mi padre había cambiado de esposa, de casa y de continente, mi madre no paraba de llorar, y mi cuerpo, como si quisiera mostrar claramente que aquello marcaba una frontera en mi vida, dejó de pronto de crecer. Al regresar en septiembre al colegio, todos mis amigos se habían transformado en desconocidos de rostros grasientos en cuyas miradas la curiosidad infantil abría paso al miedo de quien se asoma por primera vez a un abismo de profundidad incalculable. Los juegos habituales desaparecieron de la noche a la mañana, y las niñas, que hasta ese momento sólo nos habían producido una leve indiferencia, dejaron de ser niñas y se convirtieron en el centro de todos nuestros mundos.

Continuar leyendo >

José Bruno Villalba
30/01/2015

 

Te vi y supe que eras tú.
 
No hizo falta mucho más, sólo tu peculiar manera de atravesar una puerta a destiempo: con la mirada perdida, ajeno a la realidad, como si el estrecho mundo en el que nos desenvolvíamos, denso e irrespirable, te fuese ajeno.Un pálpito jugueteó entre escondrijos de mi intimidad. Al instante tuve la certeza de que, entre tanta decrepitud,subsistía un reducto de esperanza. Todavía, cuando mi deshilachada memoria lo permite, río al recodar tu primera imagen. ¡Parecías un polizón acostumbrado a la deriva, un niño abandonado a su suerte, el pequeño Ulises que no encuentra su Ítaca! Las paredes que nos cercaban se hacían traslúcidas a tus ojos, dos opales teñidos de atardeceres azulinos que no se resignaban al ocaso, más bien, al contrario, mantenían esa travesura imprescindible para no desfallecer a tanta miseria. Tu vista se perdía en horizontes imaginarios, improvisaba su propio universo, un reino alimentado de viajes y aventuras, de Alejandro Dumas, Julio Verne, Pepito Grillo, Alicia y sus maravillas, piratas, bergantines, Alatriste…Y claro, ¿cómo no enamorarse de alguien así?
 
MariJoxe Azurtza
30/01/2015

 

Zure gelako txoko batean zaude eserita, hormaren aurka, uzkur-uzkur, dardarka. Bukatu da bizitza zuretzat. Bukatu da dena. Akabera da. Puskatua zaude. Eta orain zer...?
 
Inoiz esperoko ez zenukeena ikusi duzu zure begi aurrean eta ez duzu zutik  jarraitzeko beste indar eduki: lurrean makurtuta eseri zara. Bazter batean gainera. Uzkurtuago egotearren, kiribilduta zaude ia-ia, lurzoruan: ama lurra, babesa ematen. Zu, ama lurraren babesa jasotzen. Esku batekin bestea eusten ari zara, dardara gelditu edo kontrolatuko duzunaren itxaropenean. Ezin. Ez da nahikoa: Hor zaude, gorputzaren hotzikara lasaitu nahian, shock egoeran, ikusi duzuna egia dela badakizulako, ezin buelta eman. Begirada galdua, ikusitakoaren oroimenean murgildua. Burua lainotua, lausotua. Ez duzu sentitzen ari zarenaren aurka indar egiteko kemenik ere… Nolatan!
 

Continuar leyendo >

Marcia Rosin
24/02/2015

Sentado solo, bajo la sombra perdida de un árbol tan lejano como tu consciencia. Una lágrima rodeaba tu sonrisa de inocente y en el juego de tus manos una flor escapaba de tus dedos.

Continuar leyendo >

Páginas