"Nunca se había hecho un documental esperanzador sobre la esquizofrenia"

Entrevista realizada a Vicente Rubio en Diario de Castillla la Mancha (10-06-2010)

Vicente Rubio (Villena, Alicante, 1971) acaba de estrenar “Solo”, un documental en el que lo ha hecho todo y que refleja qué es la esquizofrenia. Aunque ya ha recibido un premio, el del Festival Cinestrat 4.0, su mayor reconocimiento sería “que lo viera el gran público” para erradicar “el estigma social” que existe en torno a esta dolencia y ayudar a los pacientes a conseguir su plena integración. ¿Por qué tiene Rubio tanto interés en este tema? Porque, aunque cueste creerlo, él padece esta enfermedad mental.

¿Qué es “Solo”?
“Solo” refleja la historia de mi vida, mi experiencia con la enfermedad mental. En él narro cómo entré y cómo he salido de la esquizofrenia, lo que es un punto de vista novedoso, porque nunca se había hecho un documental sobre este tema en el que se muestre la enfermedad desde un punto de vista esperanzador, positivo, porque hay salida de la enfermedad.

¿Cómo surgió la idea de este proyecto?
Yo soy productor audiovisual y, cuando tenía delirios, me grababa a mí mismo pensando que sería una película, pues tenía ideas delirantes y buscaba mi alma gemela. Una vez rehabilitado, estuve dando charlas con psicólogos y psiquiatras sobre la rehabilitación de la esquizofrenia y pensé que las grabaciones podían ser buenas para dar a conocer a la sociedad una realidad que desconocen: la enfermedad mental tiene salida y no somos unos bichos raros. Me di cuenta de que todo el material que tenía grabado, más de cien horas, se podía utilizar en contrapunto con la visión de la rehabilitación.

Dice que se ve al enfermo mental como un “bicho raro”, ¿por qué?
Porque los medios de comunicación siempre muestran una visión asociada a la agresividad, a la violencia, con un punto de vista morboso, basado en el miedo, entonces el objetivo de contar mi historia es luchar contra el estigma que padecemos las personas con enfermedad mental y vencer el rechazo social.

Por un lado, mi caso sirve como ejemplo de rehabilitación, como motivación para otras personas que están pasando por la misma experiencia que he pasado yo, y también sirve de cara a la sociedad, para formarla e informarla de en qué consiste en realidad la enfermedad mental desde el punto de vista de la persona que la padece.

¿Cree que el documental logrará cambiar esa imagen social del esquizofrénico?
Estoy prácticamente seguro de ello, porque nunca se ha hablado desde el punto de vista de la persona que padece la enfermedad mental, desde un aspecto positivo y esperanzador. Todos los documentales que hay sobre la esquizofrenia resaltan el sufrimiento y el dolor.

¿Y qué más aporta éste?
En mi caso, se ve cómo entré en la enfermedad, con los delirios, y cómo se manifestaba la enfermedad en mí. Hay explicaciones de psiquiatras, que indican en qué consiste, cómo se manifiestan los delirios, y eso enlaza con las imágenes mías delirantes. También hay testimonios de mi familia, de cómo me veía. Pero después hay una parte que refleja la salida de la enfermedad: la recuperación, las charlas que he dado, mi vida cotidiana en casa con mi mujer y mis hijos, y esto la sociedad lo desconoce. Como muestra, en el documental aparecen entrevistas de calle en las que pregunto a la gente cómo piensan que es una persona con esquizofrenia. Todos lo asocian a agresividad, a crimen, a delito… y yo creo que aporto una visión que va a dar al espectador un nuevo punto de vista. Las personas que ya lo han visto me han agradecido, precisamente, el que aporte esa nueva visión sobre la enfermedad.

Entonces, los enfermos que vean este documental lo acogerán esperanzados…
Sí, sí, la mayoría se sienten muy identificados y les da un punto de motivación y de esperanza para salir hacia delante y tener fe. En la rehabilitación es fundamental poner de tu parte, tienes que levantarte cada mañana y luchar contra la apatía, la desidia o la resignación que puedes sentir. Creo que es un punto referencia para los enfermos, a la hora de intentar salir de esta dolencia.

¿Cómo es ahora su vida?
Está totalmente normalizada. Tengo mujer y dos hijos, me dedico a la producción audiovisual, hago documentales, reportajes, y llevo mi vida como cualquier otro ciudadano. Tengo mi tratamiento médico, farmacológico, pero cualquier otra persona que padezca otra enfermedad. Por ejemplo, un diabético se pincha todos los días insulina y puede llevar una vida totalmente normalizada, pues con esta enfermedad pasa exactamente lo mismo. Cuando los recursos sanitarios llegan a la personas con enfermedad mental y hacen su función, la rehabilitación es posible.

El documental ha recibido un premio y está seleccionado para algunos festivales. ¿Pensaba en algo así al iniciar el proyecto?
Cuando uno se entrega tanto a un proyecto, ya el hecho de realizarlo es una satisfacción. “Solo” refleja la parte más importante de mi vida, donde yo he tenido los momentos más intensos: el diagnóstico de una enfermedad como es la esquizofrenia paranoide, el proceso intenso de rehabilitación, que es una lucha por salir adelante, entonces he estado muy entregado.

El objetivo es que ayude a la gente a entender la enfermedad, por eso quiero que el documental lo vea el mayor número de personas posible. Que te den un premio siempre es halagador, reconoce el esfuerzo realizado, el trabajo bien hecho y con cariño.

¿Dónde se va a poder ver este documental?
En principio, FISLEM (Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha para la Integración Sociolaboral del Enfermo Mental), que es la que lo ha financiado, y con la que comparto un proyecto común en la lucha contra el estigma de las personas con enfermedad mental, ha hecho una tirada en DVD para repartirlo entre asociaciones y en el entorno de la enfermedad, profesionales y gente relacionada con el mundo de la salud mental, para que lo utilicen en campañas de sensibilización.

Además, se ha hecho otra versión de 30 minutos (el documental dura 73), para usarlo en campañas de sensibilización en centros de enseñanza, institutos y universidades, y poder acoplarlo en una hora lectiva: tener media hora de proyección y luego una charla-coloquio sobre el tema, para informar a los jóvenes y luchar contra el estigma.

También vamos a iniciar ahora otra campaña con las cadenas de televisión, para intentar que se difunda en alguna y que llegue al mayor número de personas posible.

¿Cómo contactó con FISLEM?
En principio tuve contacto con el consejero de Salud, Fernando Lamata, con quien coincidí en una charla. Allí se proyectó un cortometraje que yo había hecho, que se titula “Imaginario”, y yo comenté que quería hacer un documental. Como compartíamos el mismo objetivo, esta lucha contra el estigma, él me ofreció todos los recursos necesarios y estoy muy agradecido tanto a él como a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Creo que es muy necesario que se apoyen iniciativas de este tipo.

¿A quién recomendaría que viera “Solo”?
A alguien que quiera conocer realmente qué es lo que siente la persona con enfermedad mental. Nadie mejor que un paciente de esta dolencia conoce qué se siente al padecerla. Aquí no se ve desde el punto de vista de otro individuo, ya sea un realizador o un periodista, que cuente su visión, sino que está protagonizado, guionado, dirigido y montado por una persona con enfermedad mental. En España es el único, no sé si en el mundo habrá otro. También es de los pocos, si no el único, que aporta un punto de vista esperanzador sobre algo de lo que siempre se muestra lo negativo.

Quien lo vea saldrá con una imagen bastante renovada sobre la enfermedad mental y tendrá una visión mucho más real de la misma.

Gehitu iruzkin berria

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web gune eta posta helbideak lotura bezala agertuko dira automatikoki.
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.