Amor no es decir siempre sí, ni plegarnos a sus exigencias

Mariaje
Astelehena, 2015, Uztaila 27

Soy una amatxo de un afectado que habla desde el dolor y la esperanza. El día que descubrí que mi hijo tenía una enfermedad mental, que dificultaba su vida, su trabajo, sus relaciones, sus ilusiones, y nos afectaba a todos en la convivencia, el mundo se derrumbo a mis pies y comenzó mi proceso de asumir la enfermedad pero también de culpabilizarme.

Curar esta herida es una de las peores experiencias de mi vida personal: médicos, distintos despachos de profesionales, la legalidad, muchas puertas cerradas, nadie nos enseña a ser padres, ni el mejor manual que se haya escrito en vida.
 
Amor es la palabra mágica y la única que satisface y permite vivir con dignidad. Amor no es decir siempre sí, ni plegarnos a sus exigencias; la ira, la desconfianza y el victimismo no nos sirven.
 
Os animo a todos los padres a vivir esta experiencia con esperanza, trabajando todos los dias, y a Agifes a realizar su labor de servicio diario.
 
Argazkia: Victor Hugo Casillas