Idazlan onenak 2019

Hementxe dituzue VIII. Buru Aske Kontakizun Laburren Lehiaketako irabazleak!  Beste behin ere,  jasotako lanen kalitatearekin eta kantitatearekin txundituta gaude, eta parte-hartzaileei eskerrak eman nahi dizkiegu bidalitako idazlan bikainengatik. Gaztelaniaz eta euskaraz idatzitako 300 kontakizunetik gora irakurri ditugu, depresioaren inguruko ikuspegi anitzekin, eta gozatzeko nahiz ikasteko aukera paregabea izan dugu. Hilabeteak behar izan ditugu lanak arretaz irakurri eta irabazleak hautatzeko. Hemen dituzue aurtengo lehiaketako txapeldunak! 

Irakurketaz gozatu!

---------------------------------------------------

Rocío Paricio del Castillo
2020/02/20
Es inexplicable que llores - me decían con la voz teñida de reproche - cuando toda la belleza del mundo duerme entre tus brazos. Yo bajaba los ojos hacia ti, la mirada nublada por el llanto, y esbozaba una sonrisa temblorosa; después, volvía a llorar al son de tu latido de ratón acelerado, que no era el mío, pero había salido de mí.
Era inexplicable, repetía yo entre dientes, abrumada por aquella mezcla de pánico y gozo a la que nunca antes me había enfrentado y de la que no había oído hablar.
Tú te veías tan hermosa y yo me sentía tan insegura…
Raúl Romera Morilla
2020/02/20

El agua que lo rodeaba volvió a subir de nivel superando su cuello y alcanzando su barbilla. Descubrió que no flotaba. Parecía como si su cuerpo estuviera encadenado al fondo del pozo. Pero no había cadenas ni grilletes. Nada lo anclaba al fondo, aunque su cuerpo se negaba a flotar. No comprendía la extraña física de aquella trampa. Su cabeza, inclinada hacia atrás para evitar que el agua llegara a sus labios, dejaba a sus ojos mirando fijamente la salida de aquel pozo. Alargó su brazo hacia la pared de piedra, húmeda y resbaladiza, para descubrir que era inútil intentar escalar aquel paramento. No podría salir de allí.

Agustín García Aguado
2020/02/20

Con tanta actividad física y tanta terapia emocional, mis endorfinas deben parecer aviones de papel surcando el cielo de la ciudad. Uno dos, uno dos...Desde que me levanto por la mañana parezco una corredora de maratón preparada para salir disparada de la meta tan pronto escuche el pistoletazo del juez. Primero me como un yogur con frutas, me recojo la coleta en un moño, y luego me pongo a hacer flexiones y agachadillas hasta que mis piernas dicen basta. Uno dos, uno dos... Como dice mi hermano, es la disciplina del macaco en la jaula. Todo el día saltando y brincando, haciendo ejercicios de respiración y conteniendo las malditas lágrimas para que no se corra el rímel. Pedro se reiría de mí. Me acompañaría por los pasillos de la casa como un paje real y luego me abriría la puerta de la calle con burlona amabilidad y me dispararía uno de sus besos de cazador furtivo que me dejaron en su día el corazón en salmuera. 

Aitana Ferrándiz Álvarez
2020/02/20

-Zertan ari zinen pentsatzen?

Mutu. Nola azaldu? Betiko lagunaren ondoan, lau hilabete lehenago gaizki atera zen saiakera horren eszenatokian.

Zoritxarrez. Zorionez.

Pentsatu, ez nuen ezertan pentsatzen momentu horretan. Gogoratzen dudan gauza bakarra jasan ezin nuen min bat nuela barruan. Erre egiten ninduena. Eta nire nahi bakarra sufrimendu hori akatzea zela. Horrek nere burua akatzea esan nahi bazuen ere.